Ambientes decorados


Ambientes decorados





Cada persona tiene gustos distintos, es por ello que a pesar de los modelos decorativos que las personas toman como guía para decorar, al final el ambiente creado luce distinto al original, ya que terminan agregando un toque de su propia personalidad; es por ello que decorar resulta ser fácil ya que lo único que se requiere es creatividad e ingenio para poder transformar un área determinada.  Lo primero a trabajar al decorar un espacio es  el color, este se seleccionará en función al lugar, al ambiente que se desea decorar y sobre todo a los gustos y necesidades de la persona.  Lo ideal es conseguir un perfecto equilibrio entre el color y el resto de la decoración presente, principalmente con el mobiliario.

Los colores recomendables son aquellos que son fáciles de combinar con los muebles, los mismo deben proporcionar ciertas sensaciones sea de calidez, romance, frescura, alegría, sobriedad, en fin, la elección dependerá de los gustos de la persona.  Si la habitación es de pequeñas dimensiones lo recomendable es usar colores claros o pasteles ya que hacen sentir el espacio mucho más amplio. Para agregar algunas notas de color se utilizan algunos accesorios con tonalidades vivas que contrasten con el color elegido en las paredes.

Del mismo modo al optar por un color se debe pensar en el uso que la persona le da a cada área de la casa, ya que no es recomendable  utilizar un color que promueva la alegría y la energía como son los utilizados en las salas de estar, en el dormitorio, puesto a que en estas áreas las tonalidades deben ser sutiles que promuevan el descanso y la relajación total, un ejemplo de ello son los colores pasteles o el blanco, que además aumentan la iluminación y la amplitud visual en todo el lugar.