Decoración de galletas


Decoración de galletas





Las galletas se consumen desde tiempos remotos y con ellas cabe destacar su decoración que se emplea desde el siglo XIV para dar un toque mucho más apetitoso. Las primeras galletas en decorarse fueron las galletas que se elaboraban en los moldes springerle, que le daban un motivo bíblico a las galletas.  Así mismo en los tiempos de medievo se preparaban galletas que eran decoradas con azúcar, y luego los clásicos cuentos de hadas y de Hansel y Gretel fueron de inspiración para crear las tarjetas navideñas de galletas de jengibre propias de Alemania.

A la hora de decorar las galletas lo más utilizado es el glaseado real ya que se endurece al secarse. Muchos de estos glaseados son elaborados  sin huevos por riesgos sanitarios, en este caso se hace uso de polvo de merengue, y las claras de huevo pasteurizadas.   Una de las decoraciones más clásicas es utilizar glaseado de azúcar elaborado con azúcar glas, jarabe de maíz, agua y aromas como es almendra.  Este glaseado una vez realizado deberá de aplicarse rápidamente sobre la galleta ya que se endurece muy rápido; mientras se va añadiendo se pueden crear formas muy creativas para darle mayor estilo a la galleta.

También se puede decorar con fondant que es otro tipo de glaseado el cual se estira y se corta en diferentes formas y diseños para que las galletas luzcan mucho más elegantes y creativas.  Estos suelen ser pintados con extracto de vainilla y jarabe de maíz para darle un toque mucho más atractivo.