Iluminación de interiores


Iluminación de interiores





Cuando se busca crear una atmósfera especial y llena de emociones siempre se recomienda utilizar proporcionadamente la luz, sus contrastes con las sombras y el juego con los volúmenes.  En todo hogar se debe aprovechar al máximo la luz del sol, por ello es bueno abrir las ventanas para que se ilumine perfectamente todo el hogar, y es bueno hacer uso de cortinas que dejen pasar la luz lo mejor posible, en este caso lo más recomendable es utilizar los visillos, los cuales además brindan color y vida en todo el lugar. Para crear un espacio elegante se debe jugar con la iluminación natural y con la artificial.  Si se escoge correctamente la iluminación se puede crear efectos bien interesantes en todo el lugar, por ejemplo se pueden destacar texturas, acentuar colores y se puede ampliar considerablemente el espacio.

Según la iluminación utilizada en el lugar se podrá cambiar la percepción de una estancia, ahora bien, se debe tener mucho cuidado cuando se juegue con la iluminación ya que se puede crear un espacio muy deficiente y poco estético.  Cada área del hogar se debe trabajar independientemente, ya que las funciones son distintas y hay zonas que requerirán de más iluminación que otras.  Por ejemplo, la sala necesita de una iluminación suave y uniforme y que al mismo tiempo sea general, en este caso es bueno ubicar una luz central y distinto puntos de luz para así conseguir un efecto mucho más elegante. Para la luz central se recomienda el uso de las lámparas de techo, las cuales aumentará el lujo en todo el lugar.

En el dormitorio la luz debe ser tenue y nunca debe ser directa, más bien, debe ir dirigida hacia el techo o las paredes, de esta forma se obtendrá un espacio mucho más acogedor.  En la cocina la luz debe ser perfecta ya que se deben evitar la producción de sombras, por ello lo aconsejable es el uso de focos empotrados de techo, y algunos puntos de luz bajo los armarios.  Del mismo modo en el baño no debe haber sombras, aquí se requiere de una luz central y con gran intensidad para que la persona al afeitarse pueda visualizar perfectamente su rostro.