Esponja para cojines


Esponja para cojines





Muchos de los objetos que vemos por la calle a diario pueden ser reciclados para usos posteriores, como por ejemplo la esponja para los cojines que habitualmente tenemos por casa, el relleno de poliéster puede ser usado también para englobar los almohadones y para almohadas, aunque lo malo es que tiene tendencia a achatarse, y tendrás que recargar el relleno constantemente, además de ser uno de los rellenos más caros del mercado.

Para meter la esponja a los cojines tienes que colocar primero la esponja sobre una superficie plana, corta lo que vayas a usar para meterlo dentro del cojín, y úsala de plantilla, más que nada por si luego quieres rellenar más, una vez metida la esponja cierra el cojín o cóselo, normalmente llevan cremallera en uno de los laterales, si de lo contrario no la lleva te tocará unir las dos piezas de tela cosiéndolas a mano o a máquina.

Te preguntarás donde puedes conseguir este tipo de esponja especial para rellenar, pues bien, podrás encontrarlas en mercerías o tiendas de cortinas, también puedes echar un ojo en las tiendas de colchones, podrás elegir entre varios tamaños, desde una esponja muy suave y agradable a otra más gruesa, si lo que tú quieres es consistencia te recomendamos que cojas la más gruesa, ¿Por qué? Pues porque al ser más gruesa significa que abultará más y no se achatarán tan fácil los cojines cuando alguien se apoye o los usen para reposar, y lo mejor de todo, no tendrás que recambiarlo hasta cierto tiempo.