Espuma para cojines


Espuma para cojines





La propiedad más importante que tiene la espuma que usan los cojines es que suele disipar la presión sobre el cuerpo de manera constante y uniforme en toda la superficie, y así hacer que el material se amolde a todo el cuerpo y disipe la presión de manera uniforme.

Las espumas que contienen una alta densidad suelen tener más material que los de baja densidad, no obstante los de alta densidad duran más y al fin y al cabo se deforman mucho menos, aguantan con más resistencia y son más costosos. La espuma se fabrica de forma suave o más firme, para saber cual es más suave que otra se usa una medida llamada IFD, que se encarga de medir la fuerza que se necesita para hundir un disco de 10 pulgadas de diámetro, su nivel va desde los 10 que significa máximo de suavidad hasta 16, la menos suave.

Así pues los cojines suelen ser más suaves que los colchones, se ahí sabemos que un colchón tiene y debe que resistirnos para poder dormir en él, y un cojín solo se usa para simple decoración o apoyar ciertas partes del cuerpo en periodos cortos.
Esta espuma se adapta muy bien al cuerpo, no es molesta y permite crear una forma que nuestro cuerpo le ha dado previamente  para luego poder volver a su posición habitual, podemos encontrarlas en empresas que se dedican a esto, pero también se encuentran fácilmente en tiendas de textil o decoración del hogar.