Muebles de despacho


Muebles de despacho





En cualquier despacho que se precie no pueden faltar los elementos más básicos de estos espacios. Todo empieza por el escritorio, el cual ha de ser amplio y ha de tener espacio suficiente para una pantalla de ordenador, un teclado, y en caso de ser un despacho donde se reciban clientes ha de tener también hueco por los dos lados para que el cliente pueda apoyar cómodamente sus documentos.

Entre otros muebles de despacho imprescindibles está la silla de oficina. Ésta tiene que ser lo más ergonómica posible, ya que en ella es muy probable que el jefe se pase gran parte del día “estancado” y una mala postura debido a una mala silla puede traer mucho problemas a la larga.

Así mismo, el decorado tampoco se puede olvidar. Unos cuadros en la pared mostrando algún paisaje, unas plantas y algunos libros “adornando” los armarios garantizan que el cliente se lleve una buena imagen al salir.