Pintor de paredes


Pintor de paredes





Ser pintor de paredes conlleva ciertas responsabilidades, como es terminar el trabajo en el tiempo pactado con su cliente y que a la vez el trabajo realizado se haga estético, limpio y muy hermoso.   El pintor debe de crear una perfecta distribución de la pintura en toda la superficie donde para ello utilizará rodillos y brochas.  Así mismo le corresponde el rascado de las paredes para así eliminar la antigua pintura o el papel decorativo que esté presente en la superficie, de esta forma podrá pintar libremente en una superficie limpia y liza conllevando a una perfecta terminación.

El pintor también debe de lijar todas las superficies haciendo uso de un cepillo de metal o de un papel de lija; tiene que rellenar los orificios presentes en el lugar haciendo uso de escayola o de masilla. Debe de determinar el  tipo de pintura a utilizar según el tipo de superficie, las características de la habitación y lo que espera conseguir; por ejemplo para cubrir tuberías la pintura metálica es perfecta, y para los radiadores se hace uso de esmalte o de pintura acrílica.