Saltar al contenido

¿QUÉ ES UN SOMIER?

QUE ES UN SOMIER

Cuando pensamos en renovar nuestro equipo de descanso, lo primero que se nos viene a la mente es nuestro colchón, sin embargo, tan importante como descansar en un colchón de calidad, es que la base en la que se apoya sea adecuada. El somier complementa al colchón, haciéndolo más firme o potenciando su elasticidad y adaptabilidad. A continuación, te explicaremos qué es un somier, para qué sirve y qué tipos de somieres existen el mercado.

¿Qué es un somier?

Antiguamente, nuestros antepasados dormían directamente sobre el suelo, o sobre materiales naturales como hojas, plumas o heno, lo que comportaba problemas de suciedad y de salud. Los expertos datan el origen del somier entre los siglos XVI-XVII, cuando la elevación de la cama del suelo supuso una gran revolución y un importante salto cualitativo en cuanto a la higiene y la calidad del descanso.

A lo largo de la historia, el somier ha evolucionado considerablemente y en la actualidad los somieres están realizados con materiales muy resistentes e incluso absorben de forma más o menos flexible los movimientos que transmitimos al colchón.

¿Para qué sirve?

El somier no solo es la base sobre la que se apoya nuestro colchón, si no que es esencial para mantener la cama aislada del frio del suelo, de la humedad y de la suciedad. La elección del tipo de somier que necesitamos está indiscutiblemente ligada al tipo de colchón sobre el que descansamos.

Además de servir de apoyo para el colchón y elevarlo del suelo, otras importantes funciones del somier son evitar que el colchón acumule ácaros, bacterias o humedades y potenciar las propiedades del mismo. Además, dependiendo del tipo de colchón que escojamos, el somier es indispensable para mantener un nivel de aireación óptimo que evite la acumulación de la humedad y la proliferación de bacterias.

Tipos de somieres

Como comentábamos al principio del artículo, a la hora de comprar un equipo de descanso generalmente tendemos a centrarnos únicamente en la elección del colchón, cuando contar con un somier de calidad, que no se deforme y que nos ofrezca un buen soporte, es esencial para dormir bien. Es importante que estos dos elementos de descanso se complementen el uno al otro para formar el tándem perfecto que te permita disfrutar de largas noches de sueño reparador.

A continuación, te detallamos cuáles son los principales tipos de somieres y sus características, para que puedas descubrir cuál se adapta mejor a tus gustos y necesidades:

Somier de muelles:

A pesar de que en un primer momento los somieres de muelles se pueden percibir como anticuados, ya que nos recuerdan a los ruidosos somieres de nuestros abuelos, en la actualidad, la tecnología del descanso ha evolucionado mucho y los muelles están ensacados y realizados con materiales altamente resistentes que evitan el hundimiento y la deformación del colchón. Los muelles ensacados se adaptan a la morfología del cuerpo, aliviando los diferentes puntos de presión, y permiten además mantener la independencia de los movimientos para las personas que duermen en pareja. Este tipo de somier es ideal para los que prefieren descansar sobre superficies flexibles y es adecuado para algunos tipos de colchones firmes como pueden ser los de muelles.

Somier de láminas:

Dentro de los somieres de láminas existen varios tipos según la calidad de sus materiales, por lo que el rango de precios de este tipo de somieres es bastante variable.  Aunque también existen los somieres de láminas de metal, lo más habitual es que se utilice la madera para la confección de las láminas, especialmente madera de haya, porque aporta al somier durabilidad y elasticidad. Además del material de las láminas, hay que tener muy en cuenta su número, grosor y disposición. Por regla general, cuanto más anchas seas y menor sea su número, más rígido será el somier.

Cuantas más láminas tenga el somier, mejor se adaptará al colchón y a nuestro cuerpo. Los somieres laminados se pueden utilizar con todo tipo de colchones excepto los de muelles ensacados y están especialmente indicados para los colchones que necesitan una buena ventilación, como los de látex.

Bases tapizadas y canapés:

La diferencia entre las bases tapizadas y los canapés es que, al igual que el resto de somieres, las primeras disponen de 4 o más patas, mientras que los segundos son estructuras totalmente apoyadas en el suelo. Precisamente por esta razón, algunos canapés, que cuentan o bien con una tapa abatible o con cajones,  pueden ser una buena solución de almacenaje si tienes problemas de espacio en casa. Las bases tapizadas y canapés son perfectos para los colchones de muelles ensacados, ya que aseguran un apoyo óptimo del colchón y consiguen su máximo nivel de firmeza. Sin embargo, a pesar de que ambos somieres tienen la base tapizada en tejidos traspirables, en principio las bases tapizadas y los canapés no son las opciones más recomendables para los colchones de látex, ya que no proporcionan tan buena ventilación como los somieres de láminas.

Créditos & citaciones en formato APA: Revista decorativa JOP.es, equipo de redacción profesional. (2021, 05). ¿QUÉ ES UN SOMIER?. JOP. Obtenido en fecha , desde el sitio web: https://www.jop.es/42124500-que-es-un-somier.html.
error: Content is protected !!